Una Probada a mi Entrenamiento Fuera de Temporada

Es verano y es posible que se pregunten: ¿qué se puede hacer para entrenar sin nieve? ¡Así que quiero contarles sobre mi experiencia y mi plan para mantenerme en forma para la próxima temporada y llevarnos a #Beijing2022 !

Puede que ya hayan leído otras cosas relacionadas con esto, pero quiero darles mi opinión personal. Primero, puedo decirles que tan pronto como termina una temporada, la siguiente comienza con poco en el medio. Un poco de descanso y luego el entrenamiento comienza de inmediato.


Cuando terminé mi última carrera de la temporada, supe que era un momento agridulce. Me sentí genial porque la parte más difícil del entrenamiento había terminado ... por ahora. Se acabó el nerviosismo, la adrenalina, la fatiga tanto del entrenamiento como de la competición. Inmediatamente después, hubo descanso y recuperación de una temporada agitada. Durante las dos primeras semanas de la postemporada, me puse un poco de darle súper fácil para que mi cuerpo se tomara el tiempo para relajarse y quitar toda la presión y el estrés de todo. Como beneficio adicional, finalmente pude comer tacos que se me habían antojado con pasión durante las últimas semanas de la temporada.


Sin embargo, la amargura de la última carrera también persistió. Cuando terminé con el último enfriamiento posterior a la carrera mientras agarraba mis cosas, supe que finalmente había terminado. Estaba lleno de todo tipo de emociones pasando por mi cabeza ya que hubo muchos logros durante la temporada. El más grande de todos: abrir el lugar de México para los próximos Juegos Olímpicos. Una realización despertada de lo que está por venir: para llegar a China, tengo que entrenar más duro que nunca.


Desde que empecé a esquiar, me han dicho que los esquiadores se hacen en verano, no en invierno. Para la mayoría de la gente, el verano es el momento para relajarse y divertirse. Para mí, es casi lo mismo pero con mucho entrenamiento. Desde que empezó el verano he priorizado mi entrenamiento por encima de todo lo demás. Para hacer esto, he tenido que tener una mentalidad muy fuerte ya que ha sido cualquier cosa menos fácil.


Una de las primeras cosas que tuve que revisar fue mi combustible. Mi comida y mi dieta. Tuve que empezar a comer más sano que nunca para complementar mi rutina de entrenamiento. Todas las galletas, pasteles y comida callejera que me encantan están en espera hasta nuevo aviso. Pero para mí, es un sacrificio que vale la pena hacer.



El otro y probablemente más importante cambio en mi entrenamiento es la versatilidad física y la variedad. Con el buen tiempo tengo muchas más opciones para mantenerme en forma. Puedo tener días fáciles, días duros, correr, andar en bicicleta y también hacer esquí sobre ruedas. Mis semanas suelen ser un poco de todo. Empezar la semana tranquilamente, un par de días de descanso con un buen descanso y terminarla con una larga sesión de esquí sobre ruedas o paseos en bicicleta. Una cosa que no se puede olvidar es la necesidad de desarrollar fuerza. Ir al gimnasio también es fundamental para desarrollar la fuerza muscular necesaria cuando vuelva a competir. Ya sea que esté lloviendo, soleado, caliente o frío, encontraré la manera de hacer ejercicio y mantenerme disciplinado y concentrado en este increíble sueño que tengo.


Sé que habrá muchos días en los que simplemente no me apetezca hacer nada y me pregunto:

¿Por qué estoy haciendo esto?

¿Por qué pasar por tanto?


Y luego todo vuelve a mí.

Este es mi sueño. Este es mi todo. ¿Y mi motivación más importante?

Todos ustedes.